miércoles, 23 de septiembre de 2015

El hombre ha muerto


Es una novela basada en hechos reales del escritor nigeriano Wole Soyinka, el primer africano en conseguir el Premio Nobel de Literatura en 1986.
 El libro cuenta una historia terrible. A principios de 1967, un escritor internacionalmente conocido fue detenido sin cargos ni acusaciones concretas y encerradas durante 27 meses, la mayor parte del tiempo en aislamiento y en una celda de  un metro por dos. Ese escritor era Wole Soyinka, la figura cultural más apreciada en su país natal, Nigeria, profesor universitario, creador del Teatro Nacional, personalidad pública de inmenso relieve en la vida de su país.



 El fondo de la detención de Soyinka era una de las guerras más inicuas y sangrientas de este siglo: la que enfrentó a la sociedad nigeriana con motivo de la secesión de Biafra. Soyinka, como otros intelectuales nigerianos, estaba intentando montar un grupo de presión que sirviera para que los países extranjeros se negaran a vender armas a ambas partes de aquel conflicto fratricida. Su acción se consideró subversiva, y el Poder  intentó acallar esa conciencia actuante.

 



Pero "El hombre ha muerto" es algo más que una de las obras maestras que ha producido la literatura testimonial. Es también una escalofriante incursión en los infiernos más secretos de la condición humana, una reflexión hondísima sobre los mecanismos de dominación de los poderes establecidos y sobre las capacidades de respuesta del individuo para no dejarse aniquilar en la tupida trama de los poderes del Estado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario