domingo, 30 de octubre de 2016

El cero y el infinito (Sonnenfinsternis)



Es una novela del escritor británico de origen húngaro Arthur Koestler , publicado por primera vez en 1940. Es su obra más conocida. Tiene lugar es 1938 durante la gran purga estalinista (fue una campaña de represión política en la Unión Soviética ), y los juicios de Moscú(Juicio a ​​antiguos dirigentes bolcheviques y altos funcionarios de la policía secreta)  , la novela no nombrar Rusia o la Unión Soviética , pero los personajes tienen nombres rusos. Joseph Stalin está representado por "Número Uno", un dictador amenazante. La novela expresa la desilusión del autor con la versión de la Unión Soviética del comunismo al comienzo de la Segunda Guerra Mundial.


RUSBASHOV, miembro de la vieja guardia y héroe de la Revolución, ha sido encarcelado acusado de traición al gobierno. Es incitado a autoinculparse de una serie de delitos y traiciones que no ha cometido, pero termina por confesar a fin de salvar la Revolución. Esta obra cumbre de la literatura política nos ofrece un testimonio excepcional de la angustia que sufrieron de cientos de antiguos miembros del Partido comunista ruso que desaparecieron, fueron encarcelados y juzgados o llegaron a autoinmolarse para salvarlo.

Koestler se basó en sus propias  experiencia al ser capturado por el ejercito  Franquista durante la Guerra Civil española, que describió en sus memorias, Diálogo con la muerte. Fue mantenido en confinamiento  y  esperaba a  ser ejecutado. Se le permitió a caminar en el patio en compañía de otros presos. A pesar de que él no fue torturado,  estaba convencido que otros prisioneros si lo  eran.

El cero y el infinito fue escrito en alemán, mientras que Koestler  vivia en París. Su compañera, la escultora Daphne Hardy que lo tradujo al inglés a principios de 1940. Durante décadas se pensó que el texto alemán  se había perdido durante la fuga de Koestler y Hardy de París en mayo de 1940, justo antes de la ocupación alemana de Francia. Sin embargo, una copia había sido enviada al editor suizo Emil Oprecht. En agosto  2015,  la copia de  fue encontrada  en una biblioteca de Zurich por un estudiante de doctorado de la Universidad de Kassel.

Koestler  la escribió como la segunda parte de una trilogía: el primer volumen fue The Gladiators (1939), publicado por primera vez en Hungría . Era una novela sobre la subversión de  Espartaco. La tercera novela era Arrival and Departure (1943), acerca de un refugiado durante la Segunda Guerra Mundial. Koestler, que  por entonces vivía en Londres, escribió que la novela en Inglés.


Escritores interesados ​​en las luchas políticas de la época siguieron Koestler  entre otros el autor británico George Orwell , se comenta que,  se basó en la manipulación de la confesión de Rubashov  cuando escribió la conversión de Winston Smith en su novela 1984 . En 1998, la Modern Library clasificó  la novela en el número ocho en su lista de las 100 mejores novelas en idioma Inglés del siglo XX .

 

Los 400 golpes ( Les Quatre Cents Coups)


Es una película de dramática francesa de 1959 , el debut como director de François Truffaut ( aunque antes había dirigido tres cortometrajes); está protagonizada por Jean-Pierre Léaud , Albert Rémy , y Claire Maurier . Una de las películas que definen a la Nouvelle vague francesa  y  muestra muchos de los rasgos característicos del movimiento. Escrito por Truffaut y Marcel Moussy  es en gran parte autobiográfica, y presenta la primera aparición del personaje de Antoine Doinel, álter ego del propio Truffaut y que interpretará a lo largo de 20 años el mismo actor, Jean-Pierre Léaud.
François Truffau, Jean-Pierre Léaud
Con sólo catorce años, Antoine Doinel se ve obligado no sólo a ser testigo de los problemas conyugales de sus padres, sino también a soportar las exigencias de un severo profesor. Un día, asustado porque no ha cumplido un castigo impuesto por el maestro, decide hacer novillos con su amigo René. Inesperadamente, ve a su madre en compañía de otro hombre; la culpa y el miedo lo arrastran a una serie de mentiras que poco a poco van calando en su ánimo. Deseando dejar atrás todos sus problemas, sueña con conocer el mar y traza con René un plan para escaparse.


El título se refiere a una expresión francesa "faire les 400 coups" que significa "hacer todas las tonterías posibles" , aunque también juega con el significado estricto de la expresión, es decir, con la enorme cantidad de golpes que la vida propina al protagonista.
Truffaut dedicó la película al hombre que se convirtió en su padre espiritual, André Bazin (fue un reconocido e influyente  crítico de  y teórico de cine), que murió cuando la película estaba a punto de ser estrenada . François Truffaut : aparece montado  en una atracción de la la feria, y luego se le puede ver fumando un cigarrillo a las afueras del paseo.

Además de ser un estudio de personajes, la película es una denuncia del injusto tratamiento de los delincuentes juveniles en la Francia del momento.
Los 400 golpes recibieron numerosos premios y nominaciones, incluyendo el Festival de Cannes Premio a la mejor dirección, el Premio OCIC, y una nominación a Palma de Oro en 1959. La película también fue nominado para un premio Oscar al mejor guión en 1960.  La película es la más exitosa de Truffaut en su país de origen.  Es
ampliamente considerado como una de las mejores películas de todos los tiempos; en su encuesta de 2012 Sight & Sound clasifican en el puesto 39ª de las mejores  películas de todos los tiempos. Tanbien  se encuentra entre las diez primeras de la  lista del British Film Institute de las 50 películas que debe ser visto por los adolescentes de 14 años . Los realizadores de Akira Kurosawa , Luis Buñuel , Satyajit Ray , Jean Cocteau , Carl Theodor Dreyer , Richard Lester y Norman Jewison han citado Los 400 golpes como una de sus películas favoritas. Kurosawa lo llamó "una de las películas más bellas que he visto en mi vida".


 

miércoles, 26 de octubre de 2016

¿Cómo hablar de libros que no has leído? (Comment parler des livres que l'on n'a pas lus?)



Es un ensayo del  autor , profesor de literatura y psicólogo francés  Pierre Bayard  publicado en 2007, es un éxito de ventas en Francia . Sus libros han sido considerados como casos de "crítica de novela", en el que se presentan las lecturas revisionistas de los misterios de ficción famosos. El libro consta de tres partes además de un prologo y un epilogo:


Uno Maneras de no leer:
 Los libros que no se conocen
Libros que han ojeado
Los libros de los  que se ha oído hablar
Los libros que han olvidado


Dos situaciones de discursó
En la vida mundana
Frente a un profesor
Ante el escritor
Con el ser amado

Tres: conducta que conviene adoptar
No tener  vergüenza
Imponer nuestras ideas
Inventar los  libros
Hablar de uno mismo



Quienes acudan a este libro para encandilar a sus profesores, amigos o amantes con disquisiciones librescas adquiridas sin esfuerzo, habrán cometido un error: el ensayo de Bayard es en realidad una estimulante reflexión a propósito de qué significa la lectura. Para resolver ese enigma, el autor se impone como tarea desenmascarar uno de los tabúes sociales más extendidos: el hecho de que en algún momento de nuestras vidas todos hayamos fingido haber leído un libro que nunca fue abierto. Bayard no sólo asume con naturalidad nuestra sempi terna condición de no-lectores (por mucho que seamos devoradores de libros, el número de lecturas pendientes siempre será mayor), sino que convierte esa en apariencia vergonzante
no-lectura en el núcleo mismo de la lectura y, mediante un bucle paradójico, no duda en invocar las intuiciones contenidas en libros de Musil, Wilde, Valéry, Montaigne o Lodge acerca de la fecundidad del olvido, la inconveniencia de la lectura o la capacidad creadora del lector (o no-lector). «Bayard no está tan interesado en que la gente lea los libros de otros como en el hecho de que toda lectura (o no-lectura, o lectura imperfecta) contenga una dimensión creativa y en que, para todo libro, el lector ponga siempre algo de su parte» (Umberto Eco)

Con un sentido del humor absurdo, el autor asume la vanidad de una obra concebida como un conocimiento "ganancia", y sugiere que más bien debería ver en el acto de la lectura de una "pérdida", el conocimiento contenido en los libros, necesariamente olvidado tras la lectura , al no ser acumulativo, y más aún en el caso de una lectura cuidadosa.