miércoles, 26 de octubre de 2016

¿Cómo hablar de libros que no has leído? (Comment parler des livres que l'on n'a pas lus?)



Es un ensayo del  autor , profesor de literatura y psicólogo francés  Pierre Bayard  publicado en 2007, es un éxito de ventas en Francia . Sus libros han sido considerados como casos de "crítica de novela", en el que se presentan las lecturas revisionistas de los misterios de ficción famosos. El libro consta de tres partes además de un prologo y un epilogo:


Uno Maneras de no leer:
 Los libros que no se conocen
Libros que han ojeado
Los libros de los  que se ha oído hablar
Los libros que han olvidado


Dos situaciones de discursó
En la vida mundana
Frente a un profesor
Ante el escritor
Con el ser amado

Tres: conducta que conviene adoptar
No tener  vergüenza
Imponer nuestras ideas
Inventar los  libros
Hablar de uno mismo



Quienes acudan a este libro para encandilar a sus profesores, amigos o amantes con disquisiciones librescas adquiridas sin esfuerzo, habrán cometido un error: el ensayo de Bayard es en realidad una estimulante reflexión a propósito de qué significa la lectura. Para resolver ese enigma, el autor se impone como tarea desenmascarar uno de los tabúes sociales más extendidos: el hecho de que en algún momento de nuestras vidas todos hayamos fingido haber leído un libro que nunca fue abierto. Bayard no sólo asume con naturalidad nuestra sempi terna condición de no-lectores (por mucho que seamos devoradores de libros, el número de lecturas pendientes siempre será mayor), sino que convierte esa en apariencia vergonzante
no-lectura en el núcleo mismo de la lectura y, mediante un bucle paradójico, no duda en invocar las intuiciones contenidas en libros de Musil, Wilde, Valéry, Montaigne o Lodge acerca de la fecundidad del olvido, la inconveniencia de la lectura o la capacidad creadora del lector (o no-lector). «Bayard no está tan interesado en que la gente lea los libros de otros como en el hecho de que toda lectura (o no-lectura, o lectura imperfecta) contenga una dimensión creativa y en que, para todo libro, el lector ponga siempre algo de su parte» (Umberto Eco)

Con un sentido del humor absurdo, el autor asume la vanidad de una obra concebida como un conocimiento "ganancia", y sugiere que más bien debería ver en el acto de la lectura de una "pérdida", el conocimiento contenido en los libros, necesariamente olvidado tras la lectura , al no ser acumulativo, y más aún en el caso de una lectura cuidadosa.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario